viernes, 29 de mayo de 2015

Lizania

Casi como si fuera una premonición, la entrada anterior en este post la dediqué a Jesús Lizano (10 de mayo de 2015). El poeta sobrepasaba los ochenta años y me preguntaba qué sería de él. Recordaba lo que me costó encontrar un libro suyo (tuve que esperar meses). Recordaba el regocijo y la felicidad de mis hijos cuando les leía-interpretaba alguno de sus poemas o "poemos". Alguna de sus composiciones las he reproducido y repartido por la oficina al resto de compañeros: "a mí me gustan las ideas curvas, las manos curvas, los culos...curvos". Jesús Lizano un poeta marxista, existencialista, anarquista, un pensador, un filósofo, un HUMANISTA, un escritor con mayúsculas, nos abandonó físicamente el pasado 26 de mayo de 2015. No tenía ni idea que estaba enfermo. A estas alturas todavía no sé de qué murió. De lo que estoy seguro es que su obra perdurará en el tiempo. También me gustaría que su creación póstuma, Lizania, viera más pronto que tarde la luz.

Sin meter ruido, este barbudo inconformista, este iconoclasta artista de la belleza nos ha dejado a todos un poco huérfanos. Se nos ha ido otro grande de la palabra. Ahora me lo imagino donde sea disfrutando de la compañía de Chicho Sánchez Ferlosio y de Agustín García Calvo. ¡Qué trío de poetas, de filósofos, de humanistas! ¡Qué grandes los tres!


Que descanse en paz. Que descansen en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario